Se dan cuenta de que está vivo al escuchar sus ronquidos cuando iban a hacerle la autopsia

Hasta tres médicos dieron por muerto a este preso de la cárcel.

Como cada mañana, este domingo los funcionarios del Centro Penitenciario de Villabona hicieron su recuento habitual de presos. Según relata La Voz de Asturias, al recluso G.M.J. le encontraron sentado en una silla “en estado inconsciente y sin muestras aparentes de violencia”. El servicio médico fue incapaz de tomarle el pulso y poco después se decretaba su fallecimiento. En total, fueron tres facultativos los que firmaron su muerte: los dos médicos de prisión y el médico forense de la comisión judicial que se personó en Villabona, tal y como concreta El Comercio.

Se ordenó el levantamiento del cadáver y su traslado al Instituto de Medicina Legal de Oviedo para practicar la autopsia. Allí es donde los profesionales se dieron cuenta de que se escuchaban ruidos que provenían desde el interior de la bolsa donde estaba el cuerpo. Concretamente eran los ronquidos de G.M.J., que estaba vivo mientras su familia ya estaba de camino al depósito de cadáveres. Finalmente todos fueron conducidos al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) donde estudiarán por qué se le pudo dar por muerto durante más de cinco horas.

 

Fuente: cadenaser.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *