Un profesor asegura que si eliminas estas 2 frases de tu vocabulario serás más exitoso ¡¡COMPARTE!!

Las palabras que usamos y la forma en la que decimos las cosas afecta tanto a como nos perciben los demás como en nuestro propio comportamiento ha explicado Bernard Roth, un profesor de Stanford. Cambiar ciertas palabras por otras con otra “energía” pueden ayudarte a ser más positivo y alcanzar tus objetivos.

En su libro, The Achievement Habit (El Hábito del Logro, en español), Roth sugiere algunos cambios lingüísticos que pueden ayudarte a tener más éxito. He aquí los dos más sencillos:

  1. Cambia ‘pero’ por ‘y’:

¿Cuantas veces al día dices algo así como: “quiero ir al cine, pero tengo que trabajar”? Seguro que demasiadas… En vez de eso, Roth recomienda cambiarlo y decir: “quiero ir al cine, y tengo que trabajar”.

Según explica el autor, cuando utilizas la palabra “pero” creas un conflicto, a veces una razón, que en realidad no existe. En otras palabras, es posible ir al cine y también hacer tu trabajo, solo tienes que encontrar una solución. En cambio, cuando utilizas la palabra y, estás obligando a tu cerebro a procesar ambas partes de la frase. Quizá veas una película más corta o tal vez delegues parte de tu trabajo.

 2. Cambia ‘tengo que hacer’ por ‘quiero hacer

Roth recomienda en su libro un ejercicio muy sencillo: cuando pienses ‘tengo que’, cámbialo por “quiero”. Este ejercicio resulta muy efectivo para que las personas tomen consciencia de que lo que hacen en su vida, incluso las cosas que encuentran desagradables, es porque lo han elegido.

En su libro, Roth pone el ejemplo de sus estudiantes: El muchacho sintió que tenía que matricularse en un curso de matemáticas que requería su programa de posgrado, a pesar de que las odiaba. Después de terminar el ejercicio, se dio cuenta de que realmente quería asistir a las clases, ya que el beneficio de completar el curso era mayor que la incomodidad de asistir a las clases.

 

Ambos cambios se basan en un componente clave de la estrategia de resolución de problemas llamada pensamiento de diseño. Cuando utilizas esta estrategia, desafías a tu forma automática de pensar y puedes percibir las cosas como realmente son. Cuando utilizas un lenguaje diferente puedes percatarte de que un problema no es tan difícil de resolver como parece y que tienes más control sobre tu vida de lo que realmente crees.

Fuente: www.elclubdeloslibrosperdidos.org

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *