Permacultura: la cultura de vivir en armonía con el Planeta

Add to Flipboard Magazine.
Compartir

Los invito a pensar en una comunidad donde todos se vean como iguales y se fomente la solidaridad, donde la tierra sirva para hacer ladrillos, las ramas para sostener paredes, los desechos vuelvan a la tierra para nutrir los cultivos que alimenten a las personas, donde se usen energías limpias, donde de los techos de las casas crezca pasto, donde la unión entre hombres y naturaleza sea posible y no una relación de imposición de uno sobre el otro. Parece utópico, pero no lo es. La permaculura es el arte de volver posible un nuevo tipo de asentamiento humano.  Cidep El concepto puede aplicarse tanto a pequeños espacios (una casa en la ciudad, en las afueras de un pueblo, una granja) como a lugares más amplios, por ejemplo, comunidades de entre 200 y 500 personas. El término se empezó a escuchar por la década del 70 de boca de Bill Mollison, un australiano que buscó condensar así la idea de cultura permanente o agricultura permanente que busca la autosuficiencia.

Cidep Mollison consideró la permacultura como una asociación beneficiosa de plantas y animales con los asentamientos humanos. “La Permacultura, como herramienta, es ante todo un cambio de percepción. Es crear sistemas organizados que estén al servicio del hombre pero también cuidando los recursos, haciendo prevalecer la diversidad y la cooperación de todos los elementos que ponemos dentro de nuestro micro espacio”, apuntan los permacultores de CIDEP.

Permacultura en acción

Eco Villa Gaia es un proyecto en Navarro, Buenos Aires, que pretende alentar a la sociedad para que no siga alterando al planeta. Su tarea en permacultura “que años atrás se consideró como un idealismo utópico es ahora una emergencia social y ambiental. El proyecto aspira a ser un prototipo práctico donde aquellos interesados en una sociedad sustentable puedan entrenarse e inspirarse para concretar otras iniciativas comunitarias en el país y diversos puntos del planeta”.Según cuentan en su página, la eco aldea espera alcanzar una masa crítica de residentes para lograr la dinámica de esta nueva forma de vida. Por supuesto, el cambio de habitar en las ciudades como las conocemos a habitar una sustentable requiere paciencia. Muchas personas que optan por cambiar de vida, en un principio, pueden sentir necesidad de volver a lo conocido. “Entonces, habrá que reconocer este estado de confusión como parte del proceso de cambio y dar con paciencia los pasos del periodo de transición”, aclaran los miembros de Gaia. Todo lleva su tiempo. El compromiso se mantiene: “llevar a cabo este proyecto pionero en una vida de simplicidad voluntaria, en donde esté presente el espíritu de servicio”.El equipo de CIDEP (Centro de Investigación, Desarrollo y Enseñanza de Permacultura) está formado por un grupo de permacultores que trabajan en una chacra de 12has en una hermosa zona rural al borde de la Cordillera, distante 15 Km del centro de El Bolsón. Tienen un Centro demostrativo que se especializa en implementar y difundir técnicas apropiadas para un Diseño Sustentable en Calidad de Vida.Su relación con la naturaleza está basada en el respeto y en la premisa de devolver a la Madre Natura limpio lo que se toma de ella y así lograr que futuras generaciones puedan disfrutarla. Conforman así “una comunidad organizada armónicamente, basada en el cuidado de las relaciones entre todos sus miembros y con su entorno“, en sus propias palabras. Actualmente trabajan para optimizar desde sistemas solares activos y pasivos, optimización del recurso leña, agricultura orgánica, construcción natural (adobe, fardos, techos vivos, pintura natural, baños secos.) Su tarea es investigar y encontrar diseños de permacultura que puedan ser útiles para todos los que buscan un cambio.Ecohabitando Las Flores está formado por un grupo de personas del centro de la Provincia de Buenos que también creen en la permacultura como una forma de “contactarnos entre los que sentimos la necesidad de vivir nuestra propia vida, sintonizándonos con el todo, en una sociedad sustentable”. Su objetivo es construir una eco villa que provea a sus habitantes “una elevada calidad de vida sin tomar más de la tierra que lo que se le devuelve. Una que no niegue la tecnología existente, pero que la considere como un sirviente y no como amo”. En esta comunidad que sueñan se vivirá “con contenido social, ecológico y espiritual, lo cual está faltando en la corriente principal de la sociedad contemporánea”. Piensan lograr su objetivo empezando por formar, concientizar, educar, construir y compartir herramientas.

Nuna Wasi, Casa del Alma es otra iniciativa a 2,5 Km. del pueblo de Capilla del Monte, Córdoba. Es un espacio que se creó también con los principios de la permacultura que les sirve de marco en lo que encuadran la enseñanza y experimentación práctica permanente. Buscan “vivir con sencillez y donde el impacto de nuestra presencia sea el menor posible. Un lugar para las generaciones futuras, protegido, rescatando tradiciones e incorporando lo nuevo. Como Hijos de la Tierra, sus Guardianes”.Éste tipo de comunidades se están multiplicado en el mundo. Otro ejemplo, en Israel, es la de Eco Israel en Hava y Adam Ecological Farm del cual les dejo un vídeo que, si bien está hablado en inglés, muestra en imágenes cómo es la vida en una eco villa:

Para más información puedes consultar a ENA (Red de Ecovillas de las Américas), la ONG que busca reunir a la gente de América en un esfuerzo común por unificar la transformación global hacia asentamientos humanos con características ecológica, económica y culturalmente sustentables o también puedes consultar a GEN (Red Global de Ecovillas). Si quieres tomar un curso de permacultura en Argentina puedes consultar tanto en Gaia o a Cidep.

Comentarios

Comentarios

¿Nos ayudas con un "Me gusta"?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *