¿Por qué los perros le ladran a ciertas personas y a otras no? ESTO es lo que INTENTA DECIRTE:

Como bien habrás visto, los perros siempre están en modo alerta cuando alguien nuevo llega a escena. Suelen percibir a las personas que no conocen de inmediato, sin embargo, a veces comienzan a gruñir o ladrar a algunas, pero no a otras. Este mal genio momentáneo podría indicar agresión, una actitud defensiva o simplemente algún tipo de ansiedad. Pero, ¿por qué tienen diferentes reacciones dependiendo del individuo? ¿Podrían conocer algo sobre ellos que tú no sabes? Pocas personas pueden resumir las reacciones de todos los perros, y definitivamente, cada caso es único, aunque podemos ver la forma en que los perros perciben su mundo y, tal vez, obtener una idea acerca de esta interesante cuestión.

Para los perros, cada sujeto emana un aroma distinto. Además, tienen un olfato mucho más avanzado que el de los humanos; de hecho, son entre 10.000 y 100.000 veces mejores en ello. Debido a esta enorme diferencia, nos cuesta mucho comprender la cantidad de información que deben procesar cuando reciben el olor de otra persona. De manera sorprendente, los perros entrenados son capaces de distinguir entre dos gemelos prácticamente idénticos del mismo entorno, aunque tengan la misma dieta. Por si fuera poco, podría saber dónde han estado o con quién.

Por alguna razón, tu perro podría oler algo en otra persona que lo hiciera gruñir, pese a que tu nariz humana nunca podría percibirlo. Sin embargo, no tiene que ser algo preocupante; podría notar algo que, para él, se asocia negativamente, como otro perro extraño o el miedo de alguien. Todos ellos son productos de sus propias experiencias, y ya que no pueden hablarnos sobre sendas prácticas, lo único que podemos hacer es tratar de adivinar. Algunos individuos parecen aterradores para ciertos perros, ya que emplean el olfato en mayor medida que la visión, aunque ésta también a un grado significativo.

Además, también hacen uso del reconocimiento facial para comunicarse entre sí, y los seres humanos no pueden hacerlo de la misma manera que ellos. Por ello, cuando tu perro gruñe o ladra a una persona y no a otra, es posible que esté viendo una característica que le recuerde a una amenaza pasada que mantiene en su memoria. La gente difiere en tamaño, rasgos y la forma en que se mueven, y eso puede hacer que tu fiel amigo pueda rememorar algún peligro o algo poco familiar, sintiéndose temeroso e inseguro. De hecho, habrás visto que los humanos pueden resultar amenazantes para los perros si realizan algún movimiento o ruido inusual, como ponerse un sombrero o abrir un paraguas, por poner algún ejemplo.

También existe una variopinta variedad de razones por las que un perro en particular podría sentir cierta aversión por alguien en concreto. Si has tenido a tu canino desde que era un cachorro, sabrás cómo ha ido socializándose porque tú lo hiciste. Sin embargo, si lo adoptaste cuando ya era algo mayor, es posible que no tengas conocimiento de lo que le sucedió en sus primeros años, pudiendo haber sido traumatizado o abusado y habiendo generado desconfianza hacia las personas o un cierto desdén por determinados sujetos o género en particular.

Además, los perros pueden ser a la vez territoriales en su espacio cotidiano y proteger a sus humanos familiares, por lo que podrían reaccionar mal ante cualquiera que parezca estar invadiendo su espacio o actuando de una manera que pueda ser percibida como conminatoria para su amo. Los comportamientos que pueden desencadenar una reacción de protección en tu can incluyen un abrazo repentino o un saludo entusiasta. También suelen ser buenos jueces del carácter, por lo que si a tu perro no le gusta alguien en particular constantemente, sin razón aparente, es posible que debas actuar con cautela con ella. Cuando está alarmado por alguien todo el tiempo, podría tener una razón de peso para reaccionar con dicha fuerza.

Si estás seguro de que la persona a la que ladra tu perro tiene buenas intenciones, intenta enseñarle a no sentirse a la defensiva o protector con todo a su alrededor. Puede tener a mano un puñado de las golosinas que más le gusten para que sepa que obtendrá ciertas recompensas si se porta bien. También puedes tratar de entrenarlo con ciertos comandos clave para que se siente o tranquilice cuando haya alguien nuevo cerca, repitiendo el proceso hasta que tu perro sepa qué hacer sin pensarlo realmente. Luego, si ves que lo cumple cuando viene alguien conocido, dale otra recompensa para que sepa que lo está haciendo bien.

Tienes que entender que no se debe dudar del carácter de la personas, en primera instancia, solamente porque tu perro comience a sentirse incómodo en su presencia. Es muy probable que solo signifique que está oliendo o percibiendo algo de lo que tu canino no está seguro, y siempre se puede construir la confianza a través de los entrenamientos y sus recompensas. Sin embargo, como hemos mencionado, presta mucha atención al énfasis y prolongación que tu perro le pone a su aversión con respecto a cierta persona, pues muchos estudios han determinado estos animales realmente pueden determinar si una persona es digna de confianza o no.

 

Fuente: www.paraloscuriosos.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *