La ‘estufa de los pobres’: calienta tu habitación por 10 céntimos al día

Ocho velas, dos macetas, una bandeja y un mechero. O lo que es lo mismo, el material suficiente para olvidarse de pagar las terribles facturas de invierno. ¿Se puede calentar una habitación con tan poco? Según el periodista inglés y marinero aficionado Dylan Winter, sí. Y parece que la idea está teniendo éxito, porque su vídeo de cómo hacerlo se ha convertido de la noche a la mañana en todo un fenómeno viral y ya acumula más de 3.700.000 visitas.

Foto: La 'estufa de los pobres': calienta tu habitación por 30 céntimos al día

Todo empezó el pasado mes de noviembre de 2012. Una mañana como otra cualquiera, Winter subió uno de sus muchos vídeos que acostumbra a publicar en el canal de YouTube y lo lanzó a la inmensidad que es internet. Exactamente igual a como lo había hecho antes en múltiples ocasiones.

No sucedió nada fuera de lo normal. Durante 12 largos meses pasó sin pena ni gloria por la red hasta que su creador se olvidó de él. Pero un día, todo cambió.

“Ocurrió de la noche a la mañana. Después de subirlo a Facebook comenzó a crecer y a crecer. A la hora de comer llevaba más de 50.000 reproducciones y por la noche 100.000. El mayor número de visitas que recibió en un día creo que fueron 450.000”, explica orgulloso a Teknautas Dylan, desde su casa de Reino Unido.

Ocho velas, dos macetas, una bandeja y un mechero. O lo que es lo mismo, el material suficiente para olvidarse de pagar las terribles facturas de invierno. ¿Se puede calentar una habitación con tan poco? Según el periodista inglés y marinero aficionado Dylan Winter, sí. Y parece que la idea está teniendo éxito, porque su vídeo de cómo hacerlo se ha convertido de la noche a la mañana en todo un fenómeno viral y ya acumula más de 3.700.000 visitas.

 

Todo empezó el pasado mes de noviembre de 2012. Una mañana como otra cualquiera, Winter subió uno de sus muchos vídeos que acostumbra a publicar en el canal de YouTube y lo lanzó a la inmensidad que es internet. Exactamente igual a como lo había hecho antes en múltiples ocasiones.

No sucedió nada fuera de lo normal. Durante 12 largos meses pasó sin pena ni gloria por la red hasta que su creador se olvidó de él. Pero un día, todo cambió.

“Ocurrió de la noche a la mañana. Después de subirlo a Facebook comenzó a crecer y a crecer. A la hora de comer llevaba más de 50.000 reproducciones y por la noche 100.000. El mayor número de visitas que recibió en un día creo que fueron 450.000”, explica orgulloso a Teknautas Dylan, desde su casa de Reino Unido.

Comentarios

Comentarios

¿Nos ayudas con un "Me gusta"?

1 comment

  1. Enrique, felicidades por tu artedculo; un abdojare emocional en cualquier compaf1eda es un buen salvadidas antes de que ese clima emocional enrarezca hasta ledmites insospechados la eficiencia (productiva y relacional) en un sistema.Un fuerte abrazo:Gaizka PascualCoach Profesional CPCC

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *