La entrañable imagen de cuatro perros esperando a su dueño en la puerta de un hospital

Una trabajadora de un hospital en Brasil inmortalizó esta entrañable imagen de los fieles amigos de un sintecho atendido en urgencias.
Cuatro perros esperan en la puerta de urgencias de un hospital de Brasil a que su dueño, un son techo, sea atendido.

Cris Mamprim es la recepcionista del Hospital Regional Alto Valle en Río de Sul (Brasil). Durante su turno nocturno del día 9 de diciembre un hombre que vive en la calle tubo que ser atendido de urgencias. Llegó al hospital acompañado de sus cuatro mejores amigos y estos no quisieron abandonarlo en ningún momento.

Los cuatro perros de este sintecho permanecieron a la puerta del hospital a que acabaran de atender a su amo a las 3 de madrugada. Cris inmortalizó la imagen de estas mascotas fieles y la colgó en su cuenta de Facebook. En pocos días la fotografía que reboza ternura se ha vuelto viral y ha dado la vuelta al mundo.

Com tanta gente mal por aí, hoje me deparei com essa cena. No hospital em que trabalho, as 3h da madrugada, enquanto…

Gepostet von Cris Mamprim am Samstag, 8. Dezember 2018

”Hoy me encontré con esta escena. En el hospital en el que trabajo, a las 3 de la madrugada, mientras su dueño (habitante de la calle) estaba siendo atendido, sus compañeros esperaban en la puerta. Una persona simple, sin lujos, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, pero tiene a su lado los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco. Intercambio de amor, cariño, calor y comprensión. Una persona que nos confesó que deja de comer para alimentarlos”, explica Cris.

Una persona simple, sin lujos, que depende de la ayuda para vencer el hambre, el frío, los dolores, las maldades del mundo, pero tiene a su lado los mejores compañeros, y el intercambio es recíproco

Cris no juzga al hombre, ni las circunstancias que le han llevado a vivir en la calle, pero ensalza la devoción y respeto que tiene por sus perros.

”No sé cómo es su vida, porque está en la calle, y no me importa ni lo juzgo, pero admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo amados y lo bien cuidados que están. Ay si todos fueran así…. si no hubiera maldad, malos tratos…”, añade Cris.

La espera duró una hora y cuando el hombre salió, tras ser medicado, los encontró esperándole en la puerta.

Admiro el respeto y el amor que tiene por sus mascotas. Verlos así, esperando en la puerta, sólo muestra lo amados y lo bien cuidados que están. Ay si todos fueran así…. si no hubiera maldad…

Fuente: www.lavanguardia.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.