INCREÍBLE: Un científico crea unas bolsas de yuca que en agua se disuelven ¡¡COMPARTE!!

El plástico es uno de los principales problemas medioambientales del siglo XXI. Producimos una cantidad desmesurada de plásticos que no llegamos a poder reciclar. Todo eso sin contar aquellos que llegan a parar a los bosques, mares, ríos u océanos, que quedan completamente olvidados y nunca se biodegradan. Mucho de ellos causan contaminación en el planeta y provocan la muerte de muchos animales por intoxicación o asfixia. Sin duda, uno de los productos que más utilizamos y que se fabrican cada día millones y millones, son las bolsas de plástico ¿Te has parado a pensar cuantas bolsas de plástico caen en tus manos cada día? ¿Dónde van a parar luego? Muchas veces somos totalmente inconscientes acerca del daño que hacemos a nuestro planeta.

 

Sin embargo, un biólogo indonesio llamado Kevin Kumala, ha creado una novedosa bolsa “de plástico” (que realmente no está hecha de este material) hecha a base de fibras de yuca y resinas naturales. La característica más sorprendente de esta bolsa es que es biodegradable: se disuelve en el agua y no es tóxica. Justo lo que necesita el mundo para contrarrestar el uso de polímeros.

 

Diseñan bolsas que en el mar se convierten en agua

 

Kumala pensó que era “demasiado tarde para cambiar nuestros hábitos”, es muy difícil conseguir hoy en día que la gente deje de usar plástico o que lo recicle por completo. Por lo cual, se centró en encontrar una alternativa no dañina para el medio ambiente.

La yuca resultó ser la materia prima perfecta, ya que en Indonesia es uno de los principales cultivos. Kumala consiguió sintetizar las fibras de esta planta y utilizó el mismo proceso que se usa para crear las bolsas plásticas tradicionales, solo que sin polímeros ni petróleo. Ambas bolsas en apariencia son iguales, pero las bautizadas bolsas “Avani I am not plastic (No soy plástico)”, son capaces de biodegradarse e integrarse en la naturaleza ya que no son tóxicas ni para humanos ni para animales. De hecho, en el vídeo de abajo el joven científico se grabó bebiendo un vaso de agua en el que diluyó una de sus bolsas.

El almidón de yuca que contienen estas beneficiosas bolsas se puede convertir en compost en menos de 100 días, en contraposición a los cientos de años que tarda una bolsa de plástico convencional en degradarse.

El coste de una bolsa “I am not plastic” es de 5 centavos de dólar, el doble que una bolsa común, pero sin duda es un precio que merece la pena pagar si con ello vamos a beneficiar a nuestro planeta.

¿Y tú que opinas? ¿Dejarías de consumir bolsas tradicionales en favor de estas? ¡No olvides compartir!

Fuente: www.lr21.com.uy

Comentarios

Comentarios

¿Nos ayudas con un "Me gusta"?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *