Fue encerrada en un psiquiátrico, vivió cosas espantosas, pero su verdadera identidad le salvó la vida

Elizabeth Cochran Seaman vivió cosas terribles en un hospital psiquiátrico durante 10 días. Se pensó que no saldría, pero gracias a un abogado su verdadera identidad salió a la luz.

Tuvo todo en contra, pero ella nunca se dejó amilanar por nada. Su padre murió cuando era pequeña y tuvo que ayudar a su madre a su familia. Cierta vez, cuando leyó el diario Pittsburgh Dispatch, Elizabeth Cochran Seaman encontró con la columna Para lo que sirven las niñas. Dicha columna la enfureció mucho. Entonces, escribió una dura carta al director del diario. El hombre quedó impresionado con el estilo y le ofreció un empleo.

Usó el seudónimo de Nellie Bly y escribió artículos sobre los derechos de la mujer y los problemas que las aquejaban. Se disfrazaba e ingresaba en lugares como fábricas, refugios y tiendas para exponer las terribles condiciones en que las mujeres trabajaban

Elizabeth nunca quiso escribir sobre jardines, cotilleos y moda por lo que ya no siguió más en el diario. Se mudó a New York en 1880. Allí encontró en un diario y le pidieron que se infiltre en un hospital psiquiátrico.

Se decían muchas cosas sobre el Women’s Lunatic Asylum (“Asilo de mujeres lunáticas”) en la isla Blackwell. Se especulaba sobre torturas, malos tratos por lo que Elizabeth Cochran decidió investigar. En principio, se acordó que 10 días después saldría.

Elizabeth Cochran descubrió que la comida era pan añejo o crudo, carne a medio podrir, caldo y agua sucia. En el lugar hubo ratas por todas partes, las pacientes eran golpeadas e incluso abusadas sexualmente.

En dicho hospital, muchas mujeres no tenían ninguna enfermedad, solo era muy pobres o no sabían inglés. A Elizabeth no la dejaron salir. Un abogado llegó a buscar a Elizabeth y con todo lo que había visto, Elizabeth un libro sobre lo que había vivido: Ten Days in a Mad-House, “Diez días en la casa de la locura”. Su relato espantó a la sociedad y se inició una investigación sobre el lugar.

Elizabeth Cochran siguió luchando por los derechos de la mujer y es considerada una de las precursoras del periodismo de investigación.

 

Fuente: aweita.larepublica.pe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.