FLIPA: ¿Funciona bien tu tiroides? Descúbrelo usando solo un termómetro y adelgazarás

La tiroides es una glándula neuroendocrina ubicada detrás de la laringe, abajo y al costado de la tráquea. Tiene la función de controlar el ritmo de diversas actividades del cuerpo, la velocidad con la que late el corazón y la rapidez de la quema de calorías mediante la producción de hormonas (hormonas tiroideas). Seguro que muchos de vosotros sabéis perfectamente que la tiroides puede ocasionar grandes molestias, sin embargo hoy vamos a enseñarte a comprobar si tienes algún tipo de problema o afección en la tiroides.

¿Cómo saber si hay un problema con la tiroides?

Uno de los síntomas más comunes que nos indican algún problema con la tiroides es la obesidad. La persona que sufre de tiroides tiene muchas dificultades para bajar de peso. Por eso hay que estar atento ante cualquier síntoma que nos indique un mal funcionamiento de esta glándula.

Es muy importante que lleves un control para poder detectar cualquier anomalía y tratarla a tiempo, evitando males mayores que compliquen tu salud.

La prueba para saber si sufrimos algún tipo de problemas en la tiroides se denomina “prueba de Barney”. Es un método muy fácil y para hacerlo solo necesitarás un termómetro. Esta prueba es muy buena para tomarla como referencia y en caso de detectar alguna anomalía debes acudir al médico para análisis más exhaustivos.

  • Antes de acostarte deja un termómetro cerca de tu cama.
  • Al despertar por la mañana, coge el termómetro y asegúrate de agitarlo para que no muestre una temperatura incorrecta si es de mercurio.
  • Póntelo debajo de la axila (en contacto directo sin ropa de por medio) y déjalo ahí por lo menos 10 minutos.
  • Después de los 10 minutos observa la temperatura que marca y anótala.

Dependiendo de la temperatura registrada por el termómetro, hay diferentes interpretaciones. Aquí te mostramos los rangos de temperaturas con sus respectivos posibles diagnósticos:

  • Temperatura entre 36,5°C (97,7°F) y 36,8°C (98,2°F): No debes preocuparte porque tu tiroides debería tener un funcionamiento normal.
  • Temperatura inferior a 36,5°C (96°F): indica que el funcionamiento de la tiroides es más lento de lo normal, pudiendo producir síntomas tales como: fatiga, depresión, falta de energía, falta de memoria y concentración, dolores de cabeza crónicos, pérdida de cabello, algún tipo de infección.
  • Temperatura es superior a 36,8°C (98,2°F): El funcionamiento de tu tiroides es más rápido, por lo que podría existir alguna infección en tu cuerpo.

Algunas consideraciones sobre la prueba

No te dejes guiar solo por la temperatura de un día. Es necesario que la hagas durante una semana seguida para ver si esa es la temperatura normal que suele tener o se debe a otros factores ocasionales.

En caso de que tu temperatura sea superior o inferior a las indicadas anteriormente, es aconsejable que visites a tu médico para que pueda estudiar tu caso concreto y aconsejarte mejor.

Algunos síntomas que pueden presentar ambos casos de tiroides:

 

Síntomas de hipotiroidismo (tiroides poco activa)

  • Fatiga, agotamiento
  • Depresión
  • Dificultad para concentrarse
  • Subidas de peso sin explicación (no producidas por un cambio en nuestra dieta o nuestra actividad física)
  • Piel seca, áspera, picazón. Cabello seco. Pérdida de cabello
  • Sentir frío, principalmente en las extremidades del cuerpo
  • Estreñimiento
  • Calambres
  • Períodos menstruales más largos y cada menos cantidad de días. Infertilidad y abortos involuntarios

Síntomas de hipertiroidismo (tiroides hiperactiva)

  • Nerviosismo e irritabilidad.
  • Aumento de la transpiración y piel y cabello más finos y sensibles.
  • Debilidad, temblores.
  • Ataques de pánico.
  • Insomnio
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Se va más veces al baño.
  • El corazón está acelerado, suben las pulsaciones y la presión arterial.
  • Menos cantidad de flujo menstrual y menstruaciones más espaciadas

Consejos para cuidar la tiroides

1. Consumir yodo. Al ser el elemento que regula la energía del cuerpo y el crecimiento, es indispensable incluirlo en la dieta. Las fuentes más ricas en yodo son los mariscos, los pescados de mar y las algas.

2. Tomar lácteos. Los problemas con la tiroides tienden a debilitar los huesos. Consumir leche, yogur y queso es una manera fácil de fortalecerlos.

3. Tomar té. Las infusiones de té verde y té rojo son ricas en antioxidantes que ayudan a calmar la hiperactividad de la tiroides.

4. Hacer ejercicio. Para controlar la velocidad de actividad de la tiroides es indispensable hacer ejercicio todos los días, ya que ayuda a que el metabolismo se regule y encuentre un punto de equilibrio. Un mínimo de 30 minutos de cardio cumple la tarea.

5. Evitar los estimulantes. El alcohol, el tabaco y la cafeína tienden a inflamar la glándula tiroidea ya que aceleran el metabolismo y hacen que funcione más de lo debido.

Si te ha parecido interesante, COMPARTE ESTA INFORMACIÓN CON TODOS TUS AMIGOS!

Fuente: www.medicinacasera.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *