Expertos detectan extraños zumbidos del interior de la Tierra. El diagnóstico es devastador…

Desde hace ya varios años todos hemos sido testigos de las devastadoras catástrofes que han azotado a todos los rincones del planeta. Muchos de ellos llegando a zonas del mundo donde normalmente no se producían este tipo de fenómenos naturales. Todo esto enciende las alarmas sobre lo que esta pasando con nuestro planeta.

A raíz de eso, muchos científicos y expertos en geografía y geología han decidido investigar sobre el tema. Como resultado, han detectado unos extraños zumbidos procedentes del interior de la Tierra en todo el mundo lo que promete un pronostico devastador.  El problema de esto parece haber afectado directamente al núcleo de la tierra por lo que las consecuencias podrían ser catastróficas.

Recientemente fue en Escocia donde se notó este fuerte zumbido, de este fenómeno no fue catalogado como un sismo pero todos y cada unos de los habitantes mencionaron haber escuchado un fuerte zumbido durante al menos 60 segundos.

Los investigadores siguen tratando de entender que es lo que realmente pasa con nuestro planeta, ademas de saber a ciencia cierta que tan fuerte es el daño que sufre el núcleo de la tierra para así saber a ciencia cierta si nos estamos enfrentando a un posible fin del mundo tal como lo conocemos.

La historia conoce varios fenómenos acústicos. Por ejemplo, desde hace muchos años los residentes de la ciudad de Taos en EE.UU. oyen un zumbido raro parecido a un motor diésel sonando al otro lado de las ventanas.

El misterioso ‘zumbido de Taos’ lo suelen oír casi exclusivamente los residentes locales y casi nunca los visitantes de la ciudad. Es conocido también el ‘zumbido de Bristol’ en el Reino Unido, que pudieron oír cientos de personas en los años 70.

A diferencia de estos fenómenos, los sonidos de los últimos años eran bien audibles y los han grabado muchas personas. La página Naked Science ha acumulado teorías sobre los posibles orígenes de estos enigmáticos sonidos.

En muchas culturas existen leyendas que dicen que el sonido de una trompa o cuerno avisará de la llegada del fin del mundo. Los hebreos creen que será el shofar, el cuerno ceremonial que, según las leyendas, destruyó con su sonido la ciudad de Jericó.

La mitología escandinava señala que el fin del mundo, el Ragnarök, lo anunciará el guardián de Asgard, Heimdal, con el cuerno de oro Gjallarhorn. No sorprende que al oír sonidos raros estas leyendas cobren fuerza en la cabeza de la gente.

En el centro del planeta siempre se mueven el magma y las placas tectónicas, lo que produce sonidos indistinguibles al oído humano, pero los investigadores han aprendido a grabarlos poniendo micrófonos en pozos hechos con fines científicos. Estos sonidos pueden aumentar antes de y durante los terremotos, señalan algunos investigadores.

Algunos científicos creen que los sonidos en cuestión podrían deberse a fenómenos naturales. Por ejemplo, cuando se derrite el hielo se destruye parte de los enlaces de hidrógeno entre las moléculas de agua. Cada ruptura libera energía y puede causar un sonido bajo, que en caso de grandes cantidades de agua puede ser audible y percibido como un tipo de zumbido.

Ello podría ser la razón detrás de los sonidos raros que en muchos casos se registraron durante nieblas y antes de tormentas, señalan los adeptos a esta teoría.

Sin embargo, en esta teoría no encajan los sonidos que fueron oídos cuando el tiempo estaba despejado.

El Sol podría estar detrás de los sonidos misteriosos, sostiene el geofísico azerbaiyano Elchín Jalílov, presidente de la Red Global para la Predicción de Terremotos (GNFE).

Según Jalílov, cuando la energía solar liberada tras las erupciones solares alcanza la magnetosfera terrestre, se producen ondas acústicas que, al alcanzar la superficie, pueden combinarse con el ruido de baja frecuencia de las ciudades y hacer que algunas personas oigan algo raro.

Fuente: www.hogarnatural.net

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *