Un estudio declara que somos conscientes de nuestra propia muerte.

¿Qué pasa en realidad cuando morimos? Aunque nadie ha podido dar una respuesta definitiva a esa pregunta, los investigadores sí han hecho un sorprendente descubrimiento. Parece que después de fallecer, nuestro cerebro y nuestro cuerpo continúan teniendo una actividad bastante intensa.

El Dr. Sam Parnia, profesor asistente de medicina de cuidados críticos en la Universidad Estatal de Nueva York, y su equipo han realizado el mayor estudio hasta la fecha sobre experiencias cercanas a la muerte. Para ello han entrevistado a personas que sufrieron un paro cardíaco, técnicamente murieron, pero posteriormente fueron reanimadas.

Algunas de las personas que participaron en la investigación afirmaban haber visto y oído todo lo que sucedía a su alrededor, incluso después de ser declarado muertos. Estos testimonios fueron corroborados por personal médico y de enfermería que estaba presente en el momento.

La muerte se define como el punto en el que el corazón deja de latir y se interrumpe el flujo sanguíneo al cerebro. Una vez esto sucede, la función cerebral se detiene casi instantáneamente. Sin embargo, el equipo de Parnia señala que hay evidencias que sugieren que tras la muerte se produce un impulso de energía en el cerebro.

En 2013, investigadores de la Universidad de Michigan examinaron las señales eléctricas dentro del cerebro de nueve ratas anestesiadas que tenían un ataque cardíaco inducido. Vieron patrones de actividad que están vinculados a un “estado hiperalertado” en el breve período posterior a la muerte clínica.

Fuente: www.antena3.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *