¡CUIDADO CON LA CORRIENTE DE RESACA! Te enseñamos como identificarla y que hacer si caes en una ¡¡COMPARTE!!

Las corrientes de resaca marina son un fenómeno natural muy poco conocido por los bañistas, ya que son la causa principal de ahogamientos en las playas de España. Se forman cuando el agua que llega a la orilla vuelve mar adentro en zonas específicas. Pueden formarse en cualquier playa y en cualquier momento muy rápidamente, cuando se erosionan y abren bancos de arena paralelos a la playa. Los canales de resaca asociados a estas corrientes son también las avenidas naturales por donde desaparece gran volumen de arena durante los temporales de invierno. Como consecuencia del proceso, los bancos de arena paralelos a la playa, que contenían el agua agolpada contra la orilla, ceden por erosión originando corrientes de resaca que arrastran mar adentro a los bañistas.

Parece mentira que en España, siendo el país por excelencia del turismo de sol y playa, no exista aún una adecuada formación ni estadísticas detalladas que permitan conocer la relación entre corrientes de resaca y ahogamientos en las playas. Los expertos afirman que hay indicadores fiables que pueden ayudarnos a localizar las corrientes de resaca. En muchas playas y zonas de baño de nuestro país se están poniendo carteles informativos para ayudar a los bañistas. Además, desde Bioguía os traemos 3 consejos y recomendaciones que podéis seguir para evitar estas temidas resacas:

  • Observar el tono de la arena del mar: Las corrientes de resaca pueden identificarse a veces a simple. Al producir erosión, estas corrientes transportan arena y otros materiales en suspensión, los que es confiere un tono amarronado.
  • Observar las líneas de olas: El canal de resaca es más profundo que las zonas adyacentes y evita que las olas rompan. Así, se produce un marcado contraste entre la zona de la corriente de resaca (oleaje más calmado o inexistente, y un color azul más intenso) y las zonas adyacentes (oleaje más salvaje con espuma blanca) que hace fácil su identificación.

 

  • No perder la calma y nadar en paralelo a la orilla: Si tenemos la mala suerte de caer “presos” en una corriente de resaca, nunca debemos perder la calma y nadar contra corriente hacia la orilla. Los expertos aconsejan nadar en paralelo a la orilla para salir de la corriente. Cuando ya no sintamos su fuerza que nos arrastra, hay que volver a la playa de forma inclinada aprovechando el empuje de las olas de traslación. Si ves que no puedes, intenta mantenerte a flote pedaleando y pedir ayuda levantando los brazos o gritando.

Es muy importante que los bañistas aprendan a identificar estos fenómenos por sí mismos, ya que muchas playas no tienen socorristas o la gente va a zonas no vigiladas o cuando estos no están en su horario de trabajo.

¡COMPARTE ESTA INFORMACIÓN CON TODOS TUS AMIGOS DE FACEBOOK!

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *