CONFIRMADO: El megaterremoto sucederá antes del 2018 ¡¡COMPARTE!!

La costa de California espera una gran ola, aunque esta será muy difícil de surfear ya que será subterránea y pavorosa que difícilmente podrá surfear. El megaterremoto provendrá de la falla de San Andrés, que posee 1.300 kilómetros de longitud y está lista y cargada para temblar. Lo ha anunciado el director del Centro Sísmico del Sur de California, Thomas Jordan, en la última Conferencia Sísmica Nacional celebrada. Además, la NASA ha añadido que afectará de lleno a la ciudad de Los Ángeles y que se producirá antes de 2018 con un 99,9% de probabilidades de que ocurra.

 

Los expertos han calculado y se prevé que su embestida será de 7,8 grados en la escala Richter. Esto podrá provocar más de 1.800 muertos, 50.000 heridos y destrozar 15.000 edificios. Los daños materiales alcanzarían un valor superior a los 175.000 millones de euros. Donald Trump ha dado un tajo al Sistema de Alerta Sísmica Temprana (SAST), el cual se ha quedado sin fondos para minimizar la catástrofe y salvar vidas.

Los expertos están de acuerdo, el superterremoto acecha a California. La falla de San Andrés, entre la placa norteamericana y la placa del Pacífico, lleva acumulando tensión durante más de un siglo, después del terremoto producido 18 de abril de 1906. Este provocó la sacudida más grande del siglo: 7,8 grados de magnitud y más de 3 mil muertos. Las placas tectónicas liberan la energía acumulada cada cien aproximadamente, para reajustar el estrés al que están sometidas. Por tanto, la Costa Oeste de Estados Unidos lleva ya once años en el periodo de descuento.

La famosa sismóloga de California, Lucy Jones, ha explicado tras años de investigación que los terremotos son inevitables, pero los desastres no. Por eso, está intentando implantar el Sistema de Alerta Sísmica Temprana (SAST), conocido coloquialmente por los americanos como ShakeAlert, y que ahora está a punto de entrar en vía muerta. Este sistema se basa sobre un principio elemental: las ondas sísmicas avanzan a una velocidad más lenta que los sistemas de comunicaciones actuales, por lo cual somos más rápidos y tenemos un margen de tiempo para ponernos a cubierto antes de la descarga.

Fuente: www.diariosur.es

 

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *