ATENCIÓN: Más de 100 intoxicados en España por una nueva toxina en el pescado ¡¡DIFUNDE!!

La ciguatera es una intoxicación alimentaria provocada por el consumo de peces de gran tamaño muy conocida en el Caribe. Nos intoxicamos por comer el pescado, pero este no es el origen de la infección. La responsable es un alga microscópica, portadora de una toxina llamada ciguatoxina, que habita los arrecifes de coral en aguas templadas. Los peces se alimentan de ella y así comienza a transmitirse por la cadena alimentaria hasta acabar en el cuerpo humano. Durante este proceso, el nivel de toxinas va aumentando hasta que llega al plato del consumidor, que sufre una larga lista de molestias como problemas gastrointestinales, hormigueo en la lengua o cambios en la tensión arterial.

el-alga-portadora-de-la-toxina-llega-al-atlantico-europeo

La ciguatera no es perceptible a simple vista. No huele raro, ni se ve ninguna anomalía, no afecta a su sabor ni su color, por lo que es prácticamente saber si un pescado está intoxicado o no. Todos sabemos que otra intoxicación muy conocida en el pescado es el anisakis, pero esta si puede verse a simple vista y además, puede evitarse congelando el pescado antes de consumirlo… Sin embargo con la ciguatera no sucede eso. La toxina solo se detecta con un análisis de laboratorio. Y, lo peor, tampoco hay ningún tratamiento preventivo que inactive la toxina.

El peligro de esta intoxicación no es letal, es muy común en poblaciones costeras de destinos exóticos, como el Caribe, con una media de 50.000 intoxicados cada año. Sin embargo, está intoxicación está llegando al Mar Mediterráneo y al Océano Atlántico. La Unión Europea ha advertido de los primeros casos de ciguatera en Europa (concretamente en las Islas Canarias y Portugal), donde ya se han registrado unos 20 brotes y más de 100 infectados.Esta intoxicación a llegado a nuestras aguas por dos factores fundamentales según explican los expertos. En primer lugar debido al elevado tráfico de grandes barcos que arrastran el alga portadora, y en segundo lugar, las elevadas temperaturas de nuestras aguas, que favorecen su asentamiento y proliferación. Aún no existe un tratamiento específico para los intoxicados y se calcula que el efecto de su ingesta puede durar semanas. Ana Canals, asesora de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) anuncia que no hay que alertarse y que el riesgo de intoxicación es mínimo . «No estamos ante un problema de salud pública», asegura Canals.

Fuente: www.espana-diario.es  www.abc.es

Comentarios

Comentarios

¿Nos ayudas con un "Me gusta"?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *