Año 2018: Terremotos mortales podrían golpear a MILLONES de personas debido a la ralentización de la rotación de la Tierra…

Todo apunta a que el año 2018 será devastador. De acuerdo a las estimaciones de varios científicos, numerosos terremotos devastadores aguardan a la vuelta de la esquina debido a la desaceleración de la rotación de la Tierra. Los expertos advierten que “lo hemos tenido fácil este año” comparado con lo que se aproxima. Al parecer, el año que viene podríamos experimentar alrededor de 20 sismos serios, y se espera que los más intensos tengan lugar en las regiones tropicales, donde habitan aproximadamente mil millones de personas. Los pequeños cambios en la velocidad de rotación de nuestro planeta provocan una gran actividad sísmica mediante la liberación de grandes cantidades de energía subterránea, según afirman las investigaciones.

Déjanos explicártelo para que lo entiendas. La atracción gravitatoria que la Luna ejerce sobre la Tierra es mayor en el extremo más cercano a ella que en el contrario. Si bien la diferencia no es grande, sí lo es como para afectar a la masa oceánica. Entonces, ésta se deforma como lo hace un globo redondo si tiramos de sus extremos hacia un mismo lado, adquiriendo una forma similar a una pelota de rugby. Esos movimientos los percibimos nosotros como subidas y bajadas del nivel del agua, o mareas, y son los que provocan que la luna se acerque o se aleje de la Tierra alrededor de 4 cm por año. La luna ejerce la fuerza opuesta, tirando de la masa hacia atrás, creando fricción y ralentizando la rotación del planeta.

El tiempo que tarda la Tierra en hacer una rotación completa sobre su eje varía en aproximadamente una millonésima de segundo al día. Si bien la tasa de rotación no ha disminuido de manera uniforme, el día sí ha crecido de 15 a 25 millonésimas de segundo por año. Por lo tanto, los científicos de la Universidad de Colorado y la de Montana, están de acuerdo en que incluso estas fluctuaciones tan diminutas podrían aumentar la actividad sísmica de la Tierra. “La correlación entre la rotación de la Tierra y la actividad sísmica es fuerte y sugiere que va a haber un aumento en el número de terremotos intensos el próximo año”, dijo el doctor Roger Bilham.

Los expertos, que presentaron sus hallazgos en la reunión anual de la Sociedad Geológica de América, no saben exactamente por qué sucede esto, pero creen que las variaciones minúsculas de la rotación provocan un cambio en la forma del “núcleo interno” de hierro y níquel de la Tierra. Durante estos períodos, el manto del planeta se adhiere un poco más a la corteza, lo que cambia la forma en que fluye el núcleo externo, creando un desajuste entre la velocidad de la corteza sólida y el manto. Esto a su vez cambia el núcleo externo líquido en el que descansas las placas tectónicas de la Tierra. “El mecanismo que hemos ideado es que, a medida que la Tierra se ralentiza, es como una patinadora que gira sobre hielo; su diámetro ecuatorial se reduce”, agregó Bilham

“Digamos que la cintura de la Tierra se hace más pequeña, pero su ropa, que son las placas tectónicas, siguen siendo del mismo tamaño, lo que significa que acaban rompiéndose. Estos pequeños cambios en la forma general del planeta son suficientes para que tengan lugar todos estos desastres”. Los investigadores encontraron cinco períodos en el siglo pasado en los que hubo más terremotos que en otros tiempos. En estas cinco ocasiones, se dio un aumento del 25 al 30 por ciento en el número de sismos con una magnitud de 7 o más. Todos coincidieron con una desaceleración en la rotación de la Tierra.

“El próximo año, deberíamos ver un aumento significativo en el número de temblores severos. Lo hemos tenido fácil este año. Hasta ahora, solo hemos experimentado alrededor de seis terremotos grandes. Podríamos llegar fácilmente a los 20 por año a partir de 2018”, añadió. Desde el año 1990, más del 80 por ciento de todos los seísmos de magnitud 7 en el límite de la placa oriental del Caribe se han producido en los cinco años posteriores a una disminución máxima. Durante estos períodos, podría haber habido hasta 30 terremotos intensos cada año, mientras que el resto del tiempo la cifra promedio fue de alrededor de 15 temblores

“La Tierra nos está ofreciendo un seguimiento de cinco años para futuros terremotos”, dijo Bilham, quien cree que la Tierra ya comenzó una desaceleración hace más de cuatro años. Los investigadores encontraron que la productividad sísmica global retrasada es más pronunciada en las latitudes ecuatoriales 10ºN, 30ºS. Numerosos geólogos se muestran escépticos ahora acerca de estos hallazgos, y algunos afirman que la correlación entre el fenómeno de los temblores y la rotación de la Tierra es algo fortuito o fruto de la casualidad. “Parece ser una investigación muy preliminar, en lugar de ser algo revisado, ya que no hay detalles que podamos examinar”, dijo John Callan, gerente de GNS Science.

“Es cierto que ha habido períodos de tasas elevadas de grandes terremotos en los últimos 100 años. Sin embargo, si buscas correlaciones con otros fenómenos naturales, seguramente encontrarás varias coincidencias interesantes”, concluyó. Esta investigación se produce justo después de que un seísmo de magnitud 7.3 sacudiera Irán, dejando al menos 500 personas muertas y más de 6.000 heridos. El temblor golpeó a 30 kilómetros al sudoeste de Halabja, en el Kurdistán iraquí, hacia las 9.20 pm del domingo, cuando mucha gente habría estado en casa. ¿Qué piensas al respecto? ¿Crees que nos espera un período aún más duro en cuanto a este tipo de catástrofe natural?

Fuente: www.paraloscuriosos.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *