Alerta: El mosquito ‘invisible’ se está extendiendo como una plaga

Se está extendiendo por muchas ciudades costeras españolas el ya conocido como mosquito ‘invisible’, un insecto de pequeño tamaño y muy rápido, que produce unas picaduras muy virulentas, casi siempre desde la cintura para abajo del cuerpo (salvo que esté sentado) porque vuelan muy bajo; y que ya ha generado cientos de consultas en los centros de salud.

A tenor de la descripción de su fisonomía, comportamiento y el tipo de lesiones, así como por los testimonios de varios afectados, se ha determinado que lo más probable es que se trate de focos de la especie tigre, que este verano se ha expandido y está anidando con facilidad en jardines y zonas húmedas.

El catedrático de Zoología de la Universidad de Málaga (UMA), Raimundo Real, explica que podrían ser mosquitos tigre, aunque la premisa principal es que los picotazos se produzcan siempre de día y casi todas en la calle, no dentro de las casas, donde pocas veces penetran estos insectos. Aunque para confirmarlo al 100% habría que capturar uno. Según explica el experto, esta especie es un poco más pequeña que otras y son también más ágiles, «lo que los hace más difíciles de ver». También es verdad que tienden a moverse cerca del suelo. En cambio, aclara que pueden verse bien cuando se posan para picar, y hasta son relativamente fáciles de fotografiar con el móvil. La fisonomía que les da el nombre es muy característica, con franjas blancas en el cuerpo negro y las patas.

Atenciones médicas

Las picaduras de ese mosquito de diminuto tamaño son muy molestas y producen en quienes las sufren rubor, calor, hinchazón y dolor. A lo largo del verano han sido muchas las personas que han necesitado ser atendidas en los centros de salud por esas picaduras.

La picadura origina una urticaria y unos habones o ronchas (placas elevadas de la piel que hacen relieve, grandes y rojas) que se manifiestan con una fuerte picazón. Además, aparece una inflamación junto a la zona en que está localizada la picadura del mosquito. Eso hace que el tejido celular subcutáneo se inflame y se endurezca. Para combatir los efectos del aguijón, los médicos prescriben a los pacientes un tratamiento de fármacos antihistamínicos y, a veces, también cortisona intramuscular o de crema. Si hay infección, se recurre a los antibióticos.

Existe una aplicación de móvil colaborativa –Mosquito Alert– que permite avisar y enviar fotos de los puntos donde aparecen ejemplares de esta y otras especies consideradas más o menos peligrosas. Está coordinada por diferentes centros de investigación públicos y tiene como objetivo luchar contra la expansión de las especies invasoras que pueden transmitir enfermedades globales como el Zika, el Dengue y la Chikungunya. Con la ‘app’, cualquier persona puede notificar un posible hallazgo de mosquito tigre o de mosquito de la fiebre amarilla y de sus lugares de cría en la vía pública y enviar una foto. Esta información complementa el trabajo científico y permite que los gestores de salud pública lo utilicen para seguir y controlar la expansión de estos mosquitos en los barrios.

Fuente: www.diariosur.es

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *