Cómo afecta realmente el orden en que nacemos.

Seguramente hayas oído que de entre todos los hermanos, el mayor es el más responsable y que los más pequeños suelen ser más mimados y caprichosos. Sin embargo, ¿se trata sólo de estereotipos o es cierto que el orden en que nacemos define en cierta forma nuestra personalidad?

La Teoría del Orden de Nacimiento nació a finales de los años veinte con Alfred Adler, amigo y colega de Sigmund Freud. Al parecer, Adler creía que el orden en el que nacemos en una familia afecta intrínsecamente a nuestra personalidad de la siguiente forma:

El rol y la personalidad de cada uno de los hermanos

El primogénito (el mayor)

Según Adler, el mayor de los hermanos tiende a ser conservador, centrado y predispuesto a ejercer el liderazgo. Debido a que suele estar a cargo de sus hermanos menores, los primogénitos suelen ser cariñosos, suelen tener cierta predisposición para convertirse en padres y tienen más facilidad a la hora de tomar la iniciativa.

El segundo hijo (el mediano)

Puesto que el hermano o la hermana mayor actúa como un ejemplo para el segundo hijo, estos a menudo se esfuerzan por superar a su referente haciendo que destaquen por ser ambiciosos y raramente egoístas.

También son más propensos a establecerse metas excesivamente altas, lo que a la vez que aumenta el número de fracasos, también les enseña a enfrentarse a las dificultades de la vida para hacerlos más fuertes.

El último hijo (el pequeño)

Por regla general, el hermano más pequeño es quien recibe más cuidado y atención por parte de los padres y hermanos, por esta razón, también suelen sentirse menos experimentados y dependientes de los demás.

Sin embargo, los pequeñines de la familia suelen sentirse muy motivados por superar a sus hermanos mayores y muy a menudo logran grandes éxitos y reconocimiento allí donde se lo proponen. Por otra parte, también tienden a ser muy sociables, aunque es probable que sean más irresponsables y frívolos que sus hermanos mayores.

El hijo único

Sin ningún hermano con el que competir, los hijos únicos suelen medirse con la figura del padre. Al ser excesivamente consentidos, esperan que los demás también les ofrezcan mimos y protección, lo que a veces les lleva a destacar en dependencia y egocentrismo.

Por otra parte, los niños que se crían sin hermanos a veces muestran cierta dificultad para interactuar con sus compañeros.

Aunque esta teoría ha ganado muchos defensores últimamente, también existen numerosos investigadores que la descartan por completo. Con el objetivo de arrojar un poco de luz sobre esta incógnita, unos investigadores de la Universidad de Leipzig y de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz estudiaron a más de 20.000 adultos de los Estados Unidos, Reino Unido y Alemania.

Tras la toma de datos, los investigadores encontraron que aunque por lo general los primogénitos muestran un mayor rendimiento en las pruebas de inteligencia, no observaron que el orden de nacimiento ejerciese ningún efecto sobre la estabilidad emocional y la imaginación.

Otro ensayo por el contrario proporcionó pruebas de que el orden de nacimiento sí que afecta a la personalidad tras analizar a más de 370.000 estudiantes de secundaria en los Estados Unidos.

A partir de este estudio los investigadores llegaron a la conclusión de que los primogénitos generalmente tienden a ser más honestos y dominantes. Sin embargo, también son menos sociables y menos resistentes al estrés.

Los medianos tienden a ser más conscientes y diligentes mientras que, lo más probable, es que el menor sea abierto y sociable. Y los niños que no tienen hermanos por su parte suelen ser nerviosos, abiertos y sociables.

Es necesario que tomemos estos datos con cierta perspectiva. Estas investigaciones no tienen en cuenta factores sociales tan importantes como la educación, el bienestar de los padres o las relaciones dentro de la familia.

Aunque el orden en que nacemos puede tener cierto impacto sobre la personalidad o la inteligencia, no debemos olvidar que las relaciones entre padres e hijos y la educación que reciben los niños en sus hogares son factores mucho más importantes a la hora de definir su personalidad.

 

Fuente: rolloid.es

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *