3 Cosas imprescindibles que deberías saber antes de volver a tratar a un animal como un humano

Actualmente, por desgracia, hemos aceptado que la forma de medir los valores y la calidad humana sea a través de los animales. La sociedad ha cambiado, la solidaridad, el apoyo a las causas, el odio por la desigualdad y la lucha a los problemas que ha creado el hombre por un sistema moral sobre los seres vivos, en especial el perro, considerándose en algunas ocasiones maltrato animal.

Seguro que conoces a alguien que trata a su mascota como a una persona. Con esto nos referimos a ponerle ropa, ofrecerle comida de humanos e incluso permitir que duerma en tu cama. Sin embargo, hay que tener cuidado ya que, aunque creamos que es una conducta cariñosa, podría traer graves problemas para el animal.
Lo que deberíamos saber antes de tratar a nuestro animal como un humano

También tendemos a intentar encontrar parecidos entre los comportamientos de los humanos y las mascotas, asociándoles sentimientos que no son reales.

Animales y humanos

Todos los que rodean al perro intentan que su fiel amigo sea feliz y que se sienta parte de la familia, llegándolos a involucrar en cumpleaños y celebraciones.

Curiosamente compartimos todo con ellos por su bienestar cuando en realidad lo único que conseguimos es una terrible confusión y un daño a nuestra mascota, ya que olvidamos que se trata de un animal y que sus necesidades para ser feliz no son las mismas que las de un humano.

Es cierto que los perros responden a los estímulos humanos pero nunca van a ser capaces de convertirlos en sentimientos ya que no poseen la racionalización y la consciencia necesaria. Por ello, los perros ni aman ni odian, ni están felices ni tristes. Al igual que cuidarlos es una obligación, también debemos mantener una frontera visible entre animales y humanos.

Comportamientos negativos

Cuando nuestros perros tienen una atención excesiva por nuestra parte son mucho más sensibles cuando se enfrentan a estímulos negativos, desarrollando síntomas de ansiedad.

Por otra parte, el conflicto que se crea entre su jerarquía gregaria y la organización de una familia humana hace que no respete las reglas, que surjan desórdenes de conducta y que siempre se intente posicionar en el escalafón más alto de la manada.

De hecho, prestarle mucha atención a un cachorro y llenarlo de estímulos lo convierte en un animal ansioso que responderá negativamente cuando se encuentre solo.

Maltrato animal

Debes saber que tratar como un humano a un animal se considera maltrato animal, al igual que dar un trato animal a una persona se considera maltrato humano. Se trata de la convivencia del humano y el perro. Como respeto a la naturaleza debemos dar el trato que cada especie requiere y no confundirlos.

El maltrato animal surge del profundo egoísmo del hombre ya que el dueño cree en la falsa idea de que le está ofreciendo amor y atención incondicional a su fiel amigo cuando en realidad está intentando llenar un vacío en su vida a costa del malestar canino.

Para hacer feliz a tu mascota, no la humanices y evita volcar toda tu frustración y tristeza sobre el animal. Juega con él, corre, pasea por el campo o la playa y realiza mil actividades. ¡Te lo agradecerá!

Fuente: rolograma.com

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *