10 hierbas aromáticas que puedes cultivar en casa solo con agua y un recipiente

¿A quien no le gusta tener sus propias plantas en casa? Y si son especias y hierbas aromáticas aún mejor, porque podemos utilizarlas para cocinar o para remedios naturales. Además, cultivarlas en casa es una forma segura de saber que nuestras plantas no han sido tratadas con productos químicos y que son 100% naturales. ¿Te gustaría aprender a cultivar tus propias plantas con una técnica sencilla que solo requiere agua y un recipiente? ¡Pues a continuación te lo explicamos!

La técnica: Hidroponía:

¿Sabes qué es la hidroponía? La palabra proviene del griego y significa “hidro” agua, y “ponos” trabajo, es decir, el trabajo del agua. Se trata de una técnica de cultivo muy antigua que precisamente utiliza agua en lugar de tierra. Este tipo de cultivo cuenta con numerosas ventajas: gana espacio, es limpio, reduce la cantidad de insectos que atacan las plantas, buen rendimiento, floración exuberante y cosechas de buena calidad en poco tiempo.

La técnica de la hidroponía es un poco más compleja, y es por eso que hoy vamos a utilizar el concepto básico para hacer crecer en agua esas plantas aromáticas de las que siempre hablamos y que este sistema te permite cultivar aun si no tienes mucho espacio en tu casa para hacerlo en tierra o en macetas. Como consejo adicional, te sugerimos que al agua le agregues trozos de fibras de coco o bolitas de arcilla con el fin de mitigar la falta de nutrientes. Un recurso completamente ecológico y natural.

Te recomendamos que para cultivar tus hierbas en agua utilices agua de manantial, agua de lluvia o agua de pozo que son las que tienen más nutrientes en lugar del agua del grifo que contiene cloro y otros químicos que se utilizan para purificarla.

En cuanto a los recipientes, puedes elegir cualquiera pero los más recomendados son los que tengan forma de tubo para que tu planta se mantenga de manera vertical. Recuerda que no tendrá el sostén de la firmeza que le da la tierra, de modo que una botella o un recipiente similar es el indicado.

De igual manera, es importante que el recipiente sea oscuro porque no debemos olvidar que las raíces están habituadas a la oscuridad y si bien las plantas necesitan luz, las raíces en sí mismas no. Un recipiente oscuro crea mejores condiciones para el crecimiento de tu planta.

Las 10 hierbas aromáticas que puedes cultivar en casa:

1) Tomillo: Además de poseer excelentes propiedades terapéuticas, el tomillo es un ingrediente fundamental en la cocina. Es utilizado para condimentar verduras, carnes y pescados. Debes colocar el tobillo en un recipiente con agua y utilizar los tallos más verdes, los de color marrón, no darán raíces y se secarán en pocos días.

2) Stevia: Esta planta que reemplaza al azúcar es llamada la planta de los diabéticos, porque representa un edulcorante natural que podemos hacer crecer en nuestra propia cocina. Es ideal para utilizar en tés o infusiones y unas poquitas ramas serán suficientes para cultivar en agua. Ubica tu planta de stevia en un lugar cálido y luminoso que son los que prefiere para crecer.

3) Menta: Esta es una de las plantas más fáciles de cultivar en agua. ¿Y a quién no le gustan las salsas con un toque de menta? Al mismo tiempo, la menta es una planta medicinal que goza de mucha reputación para aliviar digestiones difíciles y es deliciosamente refrescante. Sólo necesitas colocar unas ramas de menta en agua y esperar algunos días para ver crecer sus raíces.

4) Orégano: Otra hierba indispensable en la cocina es el orégano. Esta hierba aromática de perfume intenso está presente en casi todos los platos brindando un sabor particular. Asimismo, el orégano también se utiliza como hierba medicinal porque ayuda a aliviar dolores estomacales y cólicos menstruales. Corte unos tallos y simplemente sumérjalos en agua.

5) Romero: Esta es una planta muy resistente y a la que sólo debes cortarle algunos tallos y colocarlas en agua. Ten presente que esta hierba demanda un poco más de tiempo hasta echar raíces. Ideal para perfumar verduras grilladas, papas al horno o carnes. ¡El romero es fantástico! Como ventaja adicional, no necesita de muchos cuidados.

6) Salvia: Otra planta aromática que podemos hacer crecer en agua y que como única condición necesita estar ubicada en un lugar fresco y bien aireado; porque de esta manera evita la formación de moho y hongos. La salvia también tiene propiedades medicinales y es una hierba que interviene en múltiples recetas de cocina.

7) Albahaca: Cuando decimos albahaca, lo primero que nos viene a la mente es el pesto. Esta deliciosa combinación de albahaca y ajo hace de esta salsa una de las más tradicionales de la cocina italiana y las más fáciles y deliciosas para acompañar las pastas. También puedes cultivar la albahaca en agua y siempre tener la precaución de que el agua esté limpia. Esta hierba necesita de lugares muy luminosos y debes tener en cuenta cortar todo tipo de rama que comienza a florecer porque esto hará que la planta se seque. ¿Sabías que puedes incluir unas hojas de albahaca en tu ensalada de frutas para realzar los sabores? ¡Pruébalo!

8) Estragón: El estragón combina muy bien para condimentar salsas y ensaladas. Es una hierba menos difundidas que otras pero igualmente aromática y con propiedades medicinales que van desde aliviar los dolores menstruales hasta propiciar buenas digestiones y depurar el hígado. Puedes cultivar tu estragón en un recipiente con agua y tener un poco de paciencia hasta verlo crecer porque requiere de un proceso un poco lento. Tiempo, agua limpia y bastante luz serán suficientes.

9) Verbena: Los Druidas galos consideraban a esta planta una planta mágica y es conocida en la historia por ser la planta que cura las heridas de Jesús y aleja a los vampiros. No sabemos si todo esto sea cierto, pero sí podemos asegurar que la verbena hace magia en nuestras comidas. La verbena también se utiliza como planta medicinal porque tiene propiedades sedativas, analgésicas y relajantes y es ideal para levantarnos el ánimo. Una infusión de verbena hará maravillas en un sistema nervioso estresado y en casos de depresión leve. Una buena razón para cultivarla en agua. Corta algunos tallos y espera algunos días hasta ver crecer sus raíces.

10) Melisa: Esta hierba es también conocida con el nombre de toronjil o menta piperita y es una mezcla entre la menta acuática y la hierbabuena. Ya en la antigüedad era utilizada por sus propiedades relajantes y tranquilizantes, además de sus propiedades analgésicas y digestivas. Cultiva la melisa de la misma manera que la menta.

 

¡Es maravilloso poder disfrutar de estas hierbas aromáticas y además poder cultivarlas por nosotros mismos! No dejes de compartir esta idea fácil y simple que todos pueden poner en práctica en cualquier momento.

Fuente: www.saludable.guru

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *